Alex – Blake – Hunter

Orgullosos de haber sido expulsados un trimestre entero

¡Liga por Bluetooth!

with 3 comments

Ayer me di cuenta que la tecnología no avanzaría si no fuese por el furor anal de la población homosexual masculina mundial. De ahí a preguntarme que si detrás de ciertos avances tecnológicos se esconde una poderosa y ancestral logia gay sólo había un paso. ¿Pero cómo llegué a esta conclusión?

Entraba por el portal cuando me encuentro emergiendo del ascensor con su habitual dramatismo a la mismísima CheChé. CheChé es nuestra vecina de arriba, que no estáis obligados a saberlo. Hacía semanas que no la veíamos, así que Alex y yo pensábamos que definitivamente la habían deportado (CheChé es venezolana). Menos mal que no tiramos adelante el plan de las camisetas “Save CheChé, chica” porque nos las tendríamos que haber comido.

Me dijo que iba a casa de una amiga suya a, atención, jugar al Final Fantasy en la PlayStation. CheChé debe tener como 40 años (probablemente muchos más, pero no seré yo el que se atreva a decir cuántos). Decidí que yo tenía que ver eso. El único escollo era que la amiga en cuestión, una tal Crystal, me caía bastante mal. La conocí un día en una fiesta en casa de CheChé y Alex, Hunter y yo nos pasamos la noche fabricando un muñeco de vudú de ella (verídico). Imaginaos lo mal que nos cayó. Pero como soy muy de segundas oportunidades (el mundo se habría autodestruido ya si no fuese por las segundas oportunidades) decidí acompañarla, reconciliarme con Crystal y de paso ver si le podía robar algo.

CheChé me explicó su misteriosa ausencia. Parece que conoció a un chulo griego en sus vacaciones en Cannes el verano pasado. El chulo griego, un tal Kit (que en griego significa “el portador de Cristo”, que es como si te poseyese el diablo pero en bien) quedó tan prendado de su carisma y sus tetazas (sobre todo lo último, para que nos vamos a engañar) que no la pudo olvidar. Así que, aprovechando un viaje de negocios en Madrid, se plantó en su casa, la medio secuestró y se la llevó a su casa en Ibiza. Dice CheChé que no le dio tiempo ni a hacer la maleta, pero que Kit le prometió que le compraría todo lo que necesitase. Cuando llegó a la casa de Ibiza Kit le dijo que tenía un armario lleno de ropa para ella. CheChé se volvió loca pensando que el griego había llamado a Donatella Versace y le había dicho “Envíame todo lo que tengas en el almacen, que no quiero que a CheChé se le enfríe el chichi”. Pero cual fue su sorpresa cuando descubrió que toda la ropa pertenecía a la difunta de Kit. Super Rebeca. Se pasó todo el viaje rociando con agua bendita los Vera Wang de la griega muerta.

Normalmente me suelo creer la mitad de lo que cuenta CheChé, así que pensé que lo más probable era que Kit fuese Paco, al que conoció vomitando en medio de la Gran Vía, y en lugar de a Ibiza se la llevó a Rascafría, pero me lo callé, que las venezolanas tienen muy mal pronto. Llegamos a casa de Crystal. Nos abrió la puerta una señora muy mayor con pinta de Magda, la amiga de Cameron Díaz en ‘Algo pasa con Mary’. Magda nos dijo que Crystal estaba en el hospital, que le había dado un disgusto en el metro, en plena parada de Tribunal (o sea, un ataque de ansiedad puro y duro).

Le dije a CheChé que yo no tengo PlayStation, pero que Alex y yo tenemos una ouija en casa. No es lo mismo, pero es más imprevisible. CheChé se negó en redondo, no fuese que le saltase la griega muerta para reclamarle los Vera Wang. Igualmente subimos a casa. Allí estaban Alex y Hunter. Hunter venía del veterinario con su gata Babs, que se ve que va vomitando como una loca por todas partes. El veterinario le dijo que lo más probable es que Babs coma alimentos prohibidos. Hunter se hizo el ofendido con el veterinario y le dijo que él no es un maltratador animal. Lo cierto es que sí que lo es, porque luego nos confesó que la atiborra de nubes rosas. Se sintió un poco culpable y yo también porque un día secretamente le di gominolas a Babs. Pero es que la pobre bendita se ponía tan contenta (tan contenta como se puede poner una gata arisca).

Para digerir los dramas del día, decidimos bebernos una bebida un poco asquerosilla que prepara Hunter, pero que dice él que te deja por dentro como si hubieses bebido un bote de KH7. Yo pasé del brebaje, no fuese que acabase vomitando como Babs y empezamos a contarnos nuestras cosas.

Hunter nos explicó algo que nos dejó alucinados (y que es de donde viene la introducción del post). Se ve que ahora la moda entre los gays que hacen cruising es ligar por el bluetooth del móvil. Es muy sencillo: te vas a una estación de tren, aeropuerto, centro comercial o lugar de paso de mucha gente. Cambias el nombre de tu móvil a algo como “Rubio Pasivo busca Activo” y te sientas a esperar a que alguien que te haya interceptado te mande un mensaje o hasta que detectes otro móvil buscando jarana. Excitados con semejante historia decidimos que ya teníamos plan para el viernes noche: irnos a Barajas a detectar mariquines haciendo cruising.

Cogimos el coche de Hunter (que conduce como en ‘The Fast an The Furious’) y nos plantamos en Barajas. Pusimos en el móvil de Alex: “Mulato 27 cms” y a esperar comiendo Cheetos. Y ahí seguiríamos esperando si no fuese porque llamó la madre de Alex y le dijo a su hija que estaba en Madrid con su novio y que quería verla para no sé qué rollo. La madre de Alex es un poco Joan Crawford en el libro de Christina Crawford, así que no podía hacerla esperar, no fuese que se liase a darle de azotes con los colgadores del armario.

Al llegar a casa me metí en la camita y me puse un capítulo de ‘Bold and Beautiful’ en mi Mac. Así tengo tema de conversación con mi madre cuando la llamo a New Haven. Y a la mitad del capítulo me quedé dormidito, que había tenido un día realmente asqueroso en el trabajo (que dejaremos para otro día)

xoxo

Blake

Anuncios

Written by alexblakehunter

junio 21, 2008 a 4:28 pm

Publicado en Uncategorized

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. It works, guys!!!

    alexblakehunter

    junio 21, 2008 at 5:04 pm

  2. Sí! Y al final se me olvidó desactivar el bluetooth de mi iphone y al día siguiente en el trabajo la gente me miraba raro…

    Alexandra S.

    junio 21, 2008 at 5:11 pm

  3. Alex es que esas cosas solo te pasan a tí. Yo después de hacer cruising con el bluetooth (que de verdad, es lo peor que me ha podido pasar el descubrir este método porque ahora soy más adicto que nunca…¡y quería reformarme!) vuelvo a poner Hunter Loves Dannii. Es tan básico como borrar el historial después de visitar páginas de porno.

    xoxo

    hunterfox

    junio 21, 2008 at 6:55 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: