Alex – Blake – Hunter

Orgullosos de haber sido expulsados un trimestre entero

Primeros días de verano y una moderna

with one comment

Desde que he terminado los exámenes no he parado. No sé muy bien qué le entra a uno con estos calores y el tiempo libre que parece que nunca se te terminan las ganas de hacer cosas. Con lo hipotónico y alicaído que andaba yo en en época de exámenes y parece que ya me he curado.

Pues resulta que quedé ayer tarde con unos amigos que hacía mucho tiempo que no veía y como hacía tanto calor no sabíamos donde demonios meternos y decidimos hacer lo más socorrido: meternos en la Fnac. Ya sabéis como es la Fnac. No se te ocurra ir jamás sin arreglar o con los pelos de recién levantado y una camiseta cutre porque no falla: te encuentras a todo el mundo. La primera persona a la que me encontré fue a un profe del instituto que entendía como una perra y que estaba comprando libros y yo, como ya le había visto primero, decidí hacerme el encontradizo chocándome como quien no quiere la cosa con él. Fue bastante violento porque parecía que se alegraba de verme. Él siempre me había parecido atractivo pero los años no perdonan, no aguantaba un primer plano y en vez de ligar con él que era lo que pretendía, le dediqué un escueto “hola, qué tal que haces tú por aqui?” (que pregunta más estúpida, pues qué va a hacer, comprar en la Fnac como todo el mundo, y a lo mejor luego se subiría a los baños a hacer cruising). Me dijo nada, comprando unos libros y yo “ah” “bueno pues nada me alegro de verte hasta otra”.

Me fui corriendo con Marta a encontrarnos con los otros que estaban en la parte de abajo viendo los discos de Kylie y Madonna (siempre los ven, aunque ya los tengan, es como parada obligada verlos nuevos, amontonaditos, ver si han bajado de precio o no, y además que seguro que ligas porque ahí las tienes a todas siempre revoloteando.)

Lo siguiente que me encontré fue a un antiguo ligue (me hice la sueca tapándome con un vinilo de Kylie que me vino muy “handy”) y continué mi periplo. Resulta que en la Fnac estaba ni más ni menos el buenorrísimo de Eduardo Aldán (el de Espinete no Existe) y me puse a hacer palmitas como una colegiala. Me dice Iñaki ¿pero quieres dejar de mirarle de esa manera? Se conoce que me había quedado mirándole los musculitos bronceados y los ojazos azules como si no existiera otra cosa en el mundo. Me pareció guapísimo y entonces me quedé ahí un rato alrededor suyo haciendo como que miraba discos pero él no mostró el menor signo de ser consciente de mi presencia. ¿Quién se había creído? ¡Despreciarme a mí! Eso significa que desgraciadamente no entiende, siempre es así, cuando a alguien lo miras y no notas reacción ya sabes lo que toca. Muy metrosexual, muy moderna, pero heterosexual.

Nos fuimos de allí sin comprar nada excepto unos cd’s vírgenes (qué triste) y nos dirigíamos al Urban Café cuando me llama Alex ¿Qué haces? le digo voy con estos al Urban a chupar aire acondicionado y me dice Alex espérate que vamos Blake y yo para allá.

El caso es que en nuestro camino hacia el Urban resulta que veo acercarse a lo lejos a un ser repugnante: La China Patino. Iba hecha una mamarracha de concurso, con un corte de pelo totally ‘uncanny’, la cara pintada con polvos de arroz, los ojos como creyéndose la doble de Björk y una ropa que daban ganas de tirarla entera a ella al cubo de la basura. Además iba con unos mitones negros con el calor que hace y una falda asimétrica con mallas de rejilla hechas jirones. Se creía que iba total y super moderna.

No pude evitarlo y cuando paso por delante me puse super agresivo y  grité “Mira una moderna!! De mierda!!, mamarracha, petarda!!!” o algo así. Se giró pero como había tanta gente no logró localizar quién era la pedorra que andaba dando voces. El caso es que se dio por aludida. Mis amigos estaban que no sabían dónde meterse pero yo me quedé más a gusto que un arbusto. La odio. Es un infraser que se cree superior al resto de la humanidad por hablar como si fuera retrasada mental y presentar una basura de programa en una cadena pública y ser la más moderna de todas las pueblerinas que hay en este país que se vienen a Madrid cegadas por las luces de la escena alternativa y que invariablemente acaban creyéndose que tienen talento.

Un día iremos al Café la Palma y haremos un acto de terrorismo contra todas las modernas inmundas como si fuesemos una banda de eskinetas.

Hunter

Anuncios

Written by hunterfox

junio 25, 2008 a 6:20 pm

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Lo que no sé es como aún no le han dado una paliza a la China Patino. Me hubiese gustado estar contigo para agredirla verbalmente y, why not? físicamente. Y menos Eduardo Aldán, que en casa tienes a Marco, zorra. Y luego me criticas por mirarle el paquetón a tu padre.

    blakecarradine

    junio 25, 2008 at 7:38 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: